VISION Y CONDUCCIÓN DATOS VISIÓN Y VIDA, CAMPAÑA DE PROTECCIÓN OCULAR – JULIO 2.008

Una mala visión aumenta el riesgo de accidentes de tráfico

Una mala visión a 120 km/h. aumenta hasta por diez el riesgo de sufrir un accidente de tráfico, según declaraciones de Javier Cañamero, presidente de la asociación de utilidad pública Visión y Vida.

“La visión dinámica se ve obligada a adaptarse a un entorno rápidamente cambiante como consecuencia de la elevada velocidad. Si a esta particularidad, añadimos la presencia de un problema visual no compensado, las consecuencias pueden ser desastrosas”

Ante esta situación, el especialista aconseja acudir al óptico-optometrista u oftalmólogo para realizar un examen de la visión, sobre todo teniendo en cuanta que “un 25'7% de la población española entre 18 y 30 años nunca se ha hecho un examen visual”.

Conducción nocturna: 70% menos de agudeza visual

La proporción de accidentes mortales crece notablemente durante la noche, llegando en situaciones en que se carece de iluminación a una proporción que multiplica por cuatro la correspondiente a horas diurnas.

Así, está demostrado que la agudeza visual en visión nocturna se reduce un 70% y el sentido de la profundidad es 7 veces menos eficaz por la noche que durante el día. Además la falta de visión acentúa otros problemas como la fatiga, el alcohol, el consumo de drogas, la velocidad, la falta de reflejos, las distracciones o las condiciones atmosféricas.

Los peligros de “graduarse” por Internet

Aunque no es un fenómeno muy extendido, ya existen web en las que se ofertan gafas y lentes de contacto para corregir diversos defectos visuales. Además de ilegal, entraña riesgos considerables.

Si se accede a alguna de estas páginas, el usuario se encuentra con una serie de formularios en los que él mismo puede seleccionar el tipo de montura, introduce su graduación(si no la conoce de antemano hace una estimación basándose en unos dibujos en la pantalla), el uso primordial que va a darle a sus lentes correctoras (leer, ver de lejos, trabajar con ordenador, progresivas..) y otros parámetros necesarios para fabricarlas.

La asociación Visión y Vida, además de rechazar rotundamente esta práctica, ya que la graduación óptica se caracteriza precisamente por la especificidad y personalización de cada paciente, recuerda que estas gafas y lentes de contacto no cumplen la ley de productos sanitarios y que su venta por este medio es ilegal.