CONSEJOS PARA LA PREVENCION:

Es recomendable hacerse controles visuales, sobre todo para los niños. Para los que nunca han tenido ningún problema visual, un control preventivo en el oftalmólogo es también muy recomendable a partir de los cuarenta años.

El primer control visual a partir de los tres meses

Ciertos problemas de la visión se manifiestan muy pronto y se resuelven mejor si los tratamientos son precoces. Una de las deficiencias visuales que debe ser detectada y tratada muy precozmente es la ambliopía, que es una baja agudeza visual más o menos marcada, sin lesiones aparentes en el ojo y que no puede ser compensada ópticamente.

 

El control visual de la cuarentena.

Este examen debe permitir examinar el fondo de ojo, apreciar el buen estado de la retina, medir la tensión ocular y descubrir un eventual glaucoma. Esta patología, sin tratamiento, puede evolucionar hacia la ceguera. Este control es imprescindible si ha sido descubierto un glaucoma en la familia. Además es a partir de los cuarenta años cuando empieza la presbicia, que es necesario corregir con gafas y desde hace algún tiempo también lo podemos hacer con lentillas multifocales.

Solo dos últimos consejos importantes:

Cuidado con las gafas premontadas de presbicia. Estas no tienen en cuenta importantes parámetros como la distancia interpupilar, el equilibrio dióptrico entre ojo derecho y ojo izquierdo, astigmatismo, etc. y se corre el riesgo de que sean la fuente de fatigas visuales.

Protéjase eficazmente de los rayos ultravioletas.
Es imprescindible tener una protección solar de calidad.
En efecto, los rayos UV pueden ocasionar problemas en el conjunto de las partes del ojo (conjuntiva, cornea, cristalino, retina, etc.).